Corte Bob, la tendencia de cabello para 2018

Si eres de las que quiere comenzar el año con un nuevo estilismo no puedes olvidarte de algo tan importante como es un buen corte de pelo. A lo largo de estos últimos compases del año hemos conocido cuáles serán algunas de las tendencias en corte de pelo femenino y hay un estilo que siempre aparece, el corte Bob. ¿Te animas a tener un aspecto diferente?

mujeres-con-corte-bob

Corte Bob, lo último para tu pelo

Dentro de las muchas tendencias que han ido apareciendo poco a poco de cara al próximo año y que hemos visto en muchas celebrities, se encuentra el corte Bob, un estilo que, bien llevado, puede resultar muy favorecedor.

Algunas de las famosas que han optado por este look para su pelo son Selena Gómez. Kylie Jenner o Miranda Kerr entre muchas otras, conocedoras de lo bien que les queda y que saben que pueden explotar su aspecto al máximo.

Una de las principales características del corte Bob es que es muy versátil y permite tener la longitud perfecta, la suficiente como para hacer una trenza o coleta y lo mejor de todo es que es muy fácil de mantener. Además, si tienes la melena larga y eliges este corte, podrás eliminar las puntas abiertas y tener un pelo más sano.

No importa cómo tengas el pelo, puedes tenerlo rizado y hacerte un corte Bob natural. Para ello es necesario acudir a un profesional para que se encargue de explotar todo el potencial de tu pelo al máximo. Este corte de pelo siempre se debe cortar en seco por un experto que sepa trabajar con el cabello rizado. Gracias a ello, podrá ir dando forma al corte al estilo Bob.

Si quieres dar movimiento a tu cabello puedes optar por un corte de pelo estilo Bob, pero a capas. Esta clase de corte de pelo solamente se recomienda a aquellas chicas que tengáis el pelo liso. A la hora de ir aplicando las capas al corte de pelo, iréis adquiriendo mucho movimiento y que éste sea mucho más natural.

Si además del corte quieres un tinte, también hay un gran número de propuestas actualmente entre las que destacan el degradado de negro y gris, el pelirrojo intenso, los tonos rosados, gris y violeta, ámbar o incluso el arriesgado rubio platino con un matizador en blanco. Pero no te preocupes, no necesariamente tienen por qué ser estos colores, siempre tendrás a tu disposición los más clásicos.

¿Te atreves a un cambio?