Cómo hacer que el esmalte de uñas dure más tiempo

Si eres de esas mujeres a las que les encanta llevar siempre las uñas pintadas seguro que siempre buscarás alternativas para que el esmalte se mantenga intacto durante más tiempo. Puede parecer difícil que el esmalte de uñas se quede al final del día después de hacer tantas cosas en el trabajo o en casa. Lo normal es que el esmalte se pique o se cuartee, debiendo arreglarlo o quitarlo y volver a aplicar otra capa.

Para que eso no te pase con tanta frecuencia te vamos a dar unos cuantos consejos muy útiles para que los pongas en marcha y hacer que tus uñas tengan el mejor aspecto en cualquier momento.

esmalte-de-uñas

Consejos para hacer que el esmalte de uñas sea más duradero

Lo primero que debemos hacer es asegurarnos de que las uñas estén completamente limpias, algo que debemos hacer usando alcohol y agua para acabar con cualquier resto de aceite o crema que nos hayamos podido echar en las manos.

De esta forma dejaremos la superficie de la uña completamente limpia y cuando pongamos el esmalte tenga una superficie limpia a la que adherirse. Si no quieres utilizar alcohol puedes usar cualquiera de los productos específicos que hay actualmente en el mercado para eliminar el esmalte de las uñas.

El siguiente paso es identificar la clase de uñas que tenemos. En caso de que sean frágiles, se debe usar una base que les dé fortaleza. En caso de que sean gruesas hay que usar una que haga que crezcan. Se debe aplicar antes del color final y vale para que la uña esté completamente lisa y protegida para el esmalte de uñas.

Tras ello hay que dejar que la base seque por completo y dependiendo del color y la intensidad que tenga, habrá que aplicar más o menos capas. Es importante asegurarse que antes de poner una capa, la anterior debe haber secado por completo. De lo contrario podríamos hacer un desastre y tendríamos que empezar desde cero. Además, de esta forma nos aseguraremos que el color durará más tiempo.

Del último paso se puede decir que es tan importante como la propia base. El objetivo principal es el de sellar correctamente el color y proporcionarle una mayor duración. El secreto para obtener el mejor resultado es el mismo que cuando se aplica el esmalte, dejar que se seque cada capa por completo antes de aplicar una nueva.