Los cuidados personales son algo que no debemos dejar de tener presente porque un buen aspecto físico y estético son el mejor complemento a la ropa de moda que tanto nos gusta. Por ello queremos compartir contigo algunos consejos para cuidar tu cabello, sobre todo si eres de las que suele usar con frecuencia la plancha del pelo para tenerlo siempre liso.

plancha-del-pelo

Usa la plancha del pelo sin dañar el cabello

No hace faltar recordar que no importa si la plancha tiene placas de titanio o de cerámica por ejemplo, el calor extremo puede dañar el cabello, por eso hay que hacer un uso de este dispositivo bastante controlado y no usarla todos los días. A la larga podría dañarse la melena y seguro que no es algo que quieras que suceda.

Es aconsejable que antes de utiliza la plancha apliques un producto protector para proteger el cabello. De esta forma tendrás un plus de protección del exceso de calor que se genera al aplicar las planchas, teniendo un cabello que no se romperá ni se resecará fácilmente.

Nunca debes aplicar la plancha con el cabello mojado o húmedo, multiplicarás la sensación de calor y literalmente “freirás” el pelo. Es imprescindible que esté completamente seco. Además se recomienda que también esté desenredado, porque si tiene nudos y se aplica calor, es fácil que quebremos el cabello. Los mejores resultados se consiguen de esta forma.

Hay que procurar no coger demasiado cabello cada vez que pasamos la plancha, hay que hacerlo poco a poco y con paciencia, siguiendo las indicaciones del fabricante, que suelen ser unos segundos por cada zona de pelo que hayamos seleccionado, siempre con cuidado y con la ayuda de un peine.

Siempre hay que tener la plancha en movimiento y nunca dejarla parada en el mismo sitio. Llega a alcanzar temperaturas de 200 grados y es fácil producir quemaduras en el pelo y dejarás marcas.

Si eres de las mujeres a las que se les encrespa el pelo con facilidad, se recomienda el uso de un producto capilar específico que tenga silicona para proporcionarle brillo y anular esa rebeldía del cabello después del planchado.

Para finalizar, es importante recordar que hay que elegir una buena plancha, a la larga salen mejor, duran más y tratan mejor al cabello. No importa que tengas que pagar un poco más, pero descubrirás que la calidad es una ventaja y que es algo que no puedes negar a tu cabello.