Hoy hablaremos del cuidado de la piel tras los meses de verano, te proponemos diferentes mascarillas faciales caseras para la “puesta a punto” de tu cutis. Sí chicas, el verano… ha terminado y es el inicio de una de las más bonitas estaciones del año, otoño, con su cambio de hojas y el viento soplando sobre nuestra cara. Después de la temporada del calor, el cuidado de la piel también debe tener sus cambios para nutrirla.

El consejo de las abuelitas ha perdurado por décadas: tomar suficiente agua pura y agua de rosas para lavar tu cutis, al levantarte por las mañanas. Sin embargo debes tener en cuenta disminuir algunos factores que perjudican la piel y aplicarte una mascarilla casera o comercial adecuada al problema que deseas minimizar.

Factores que dañan la piel

El agua y el sol son los aliados de la naturaleza, pero en exceso dañan a las flores, lo mismo le sucede a tu piel. El tabaco y alcohol son perjudiciales para los pulmones y el hígado, entonces por  qué no dejar estos hábitos y cambiarlos por una dieta saludable rica en frutas y vegetales que contiene antioxidantes muy necesarios para retroceder el envejecimiento del órgano más grande del cuerpo humano.

Mascarillas caseras según tu clase de cutis

mascarilla fresas

Existen mascarillas caseras y comerciales adecuadas para cada clase de cutis: seco, mixto y grasoso. Si uno de tus problemas es que evitas sonreír porque según tus amigos te aparecen más líneas faciales diariamente, no temas más, ponte pulpa de papaya.

Tu cutis se siente tenso y se ve áspero y opacado, prueba colocándote una vez por semana la pulpa de frutillas; las fresas son imprescindibles para ayudar a generar la piel.

mascarilla manzana

Las pecas y manchas solares se han multiplicado después del verano. La manzana y la papaya vienen a tu auxilio. Licúa o pon en una batidora, una porción de papaya y una manzana, ambas frutas peladas; hasta tener un puré, mezcla  cucharadas de miel. Aplica esta mascarilla en tu rostro por 10 minutos y retira con agua fresca. También sobre tus talones ásperos, codos y rodillas, 1 ó veces por semana, durante un mes; estas partes de tu cuerpo se volverán tersas y sin las manchas oscuras que algunas veces aparecen.

mascarilla limón
El
limón es de gran beneficio en la lucha contra las manchas y piquetes, pero ten cuidado de aplicarlo en la noche o cuando no te expongas al sol. Mezcla el jugo de medio limón con cucharadas de miel; aplica con un algodón sobre el cutis y deja por 20 minutos; retira con agua mineral.