Si alguno de nosotros se detiene a investigar sobre Olympia Le-Tan, lo primero que encontraría allá donde buscase sería algo así como: hija de familia adinerada, nacida en Londres pero criada en París. De formación autodidacta, se vio inmersa en el mundo de la moda con solo 19 años, cuando fue asistente del diseñador Gilles Dufour, ex-colaborador de la gran maison francesa Chanel. 

Pero… Ahí solo empieza su carrera.

Años después, ese mismo señor Dufour invita a la joven Olympia a formar parte de las grandes firmas Balmain y Le Baron (un conocido club nocturno, donde Olympia se convirtió en DJ residente). En 2009, lanzó su primera colección de bolsos y en 2012, la de ropa “Ready-to-wear“, misma que presentó en la Semana de la Moda de París.

Sus líneas de ropa prácticamente siempre se sienten inspiradas en personajes célebres para nadie desconocidos, como Betty Page o Marylin Monroe. Y, siempre, siempre, utiliza el color rosa para todo. Al parecer, es un color que le transporta a la niñez. Ahora, para ella, el color rosa se identifica con un tono ambiguo y muy –muy- sexy.

Con el paso del tiempo, Olympia siempre ha hecho colaboraciones muy dispares como, por ejemplo, con Disney o Star Wars. Pero, ahora, la joven ha decidido probar suerte indagando en unos de los caminos del sector de moda en el que, aún, no había experimentado actividad alguna: los cosméticos. Y, en esta ocasión, de la mano de Lancôme.

Me fascina la idea de hacer cosas con marcas y diseñadores que se especialicen en un campo en particular. El reto de hacer algo diferente a lo que estoy acostumbrada es muy refrescante y me mantiene alerta. Ahora se dio la gran oportunidad de crear una línea de makeup, y estoy verdaderamente emocionada“, declara en una entrevista con la revista La Gaceta. “Cada colaboración es un capítulo en la historia de mi vida que ayuda a enriquecer mi mundo

Olympia‘s Wonderland, ¿a qué te suena?

1493115825-olympialetanxlancomelead

 

A Alicia en el País de las Maravillas, ¿verdad?

Pues, así es. Resulta que la joven Le-Tan es una fan incondicional de los Años Cincuenta y Cuarenta; para ella, sería increíble poder viajar -como Alicia- en el tiempo, y acomodarse en aquella época.

La colección, cuyo elemento fundamental podríamos definir como el packaging, porque, según ella, cuenta con un bordado idéntico al de sus minaudiéres, dispone de unos productos exquisitos. Obviamente, algo totalmente con sentido, al provenir de la histórica marca Lancôme. Desde luego, y como no podía ser de otra manera, Olympia Le-Tan no pudo contenerse a la hora de añadir su glamouroso toque de color rosa.

Y, para terminar, te diré algo. Pero, recuerda… Es un secreto. ¿Te gustaría saber cuál es el producto preferido de Olympia de su propia colección cápsula? ¡El lipstick L’Absolu Rouge Le Bisou Olympia 1980! ¿Por qué será?