Seguramente, a lo largo de tu vida, habrás escuchado –como yo– un sinfín de palabras impronunciables y sin sentido, y todas ellas relacionadas con tratamientos de belleza y reparación de piel, ¿verdad? Creo que podría afirmar que, salvo la palabra “liposupcción” todas las demás me resultan francamente impronunciables.

Screenshot_9Pero… Dime algo, ¿acaso importa? ¿Importa si no sabes pronunciar alguna que otra palabra? Permíteme que te de mi humilde opinión pero, no, no importa. Claro que no. La cosa es que haga su efecto y funcione rápidamente.

Así que hoy, en mi artículo, vengo a hablarte de un tratamiento que, sí, efectivamente, es prácticamente impronunciable, pero celebrities y modelos de todos los rangos ya lo han empleado en sus cuerpecitos. Su nombre… Criomodelación.

La criomodelación puede identificarse con ese tratamiento que busca eliminar la grasa de manera definitiva a través de mecanismos de frío, ¿qué te parece?

Criomodelación o cómo eliminar definitivamente la grasa (con el frío).

Y, es que, es innegable para cualquier mujer sobre la faz de la tierra que, una de las principales preocupaciones que rondan su cabeza -en lo que a físico se refiere-, tiene mucho que ver con la grasa, la celulitis y esos michelines desafortunados que se te marcan cada vez que llevas una camiseta inapropiada. ¿A que sí? Y, lo mejor de todo, no solamente afecta a mujeres, sino también a hombres. A niños, a niñas. Prácticamente, nos afecta a todos.

Por tanto, y para combatir esto, la criomodelación pretende hacer desaparecer todas esas partecitas de tu cuerpo que te traen por el camino de la amargura. Y, la diferencia: lo hace sin emplear la cirugía. Algo totalmente innovador, que tal vez sea el responsable de que hoy estemos aquí, hablando en estas líneas de algo tan “desapropiado” como la grasa corporal.

Es un tratamiento específico para eliminar la grasa localizada en zonas como el abdomen, las caderas, los muslos, incluso la parte interior de los brazos o la tan temida papada“, comenta Paloma Cornejo, doctora especializada en dermatología y cabeza de la clínica Paloma Cornejo, en una entrevista con la revista Harper’s Bazaar.

Pero, seguramente, tú –al igual que yo– te estarás preguntando qué es lo que hace o tiene el frío para poder eliminar la grasa corporal de forma definitiva. Bien, te contaré algo: debido a las bajas temperaturas que puedan acontecer al cuerpo, las células grasas mueren a raíz de la congelación, y el cuerpo las elimina de forma natural, sin aumentar en ningún momento los lípidos de la sangre. “Lo que ocurre es que los adipocitos sin oxígeno y expuestos a tan bajas temperaturas, sufren un proceso de apoptosis, lo que se traduce en un suicidio celular“, añade Paloma. De esta manera, aprovechando el frío y deshaciéndose de los tratamientos químicos o las cirugías, la criomodelación permite que, en un abrir y cerrar de ojos –como quien dice– hayas eliminado esa grasa corporal que tanto odias. Además, ¡ni siquiera sentirás el frío! A una temperatura de -8°C, los adipocitos del cuerpo tienden a congelarse, permitiendo que el paciente no sufra ni note la sensación de frío.

Aunque no sea un tratamiento especializado en combatir la celulitis, reduce notablemente las células grasas, por lo que es habitual observar cambios en la celulitis localizada“, añade la doctora Cornejo.

Y, otras de las ventajas más favorecedoras del tratamiento es que no requieres de terapias mensuales de aplicación antes de notar los primeros resultados, sino que, a los quince días el paciente ya puede comenzar a apreciar la reducción de grasa. Es más, ecográficamente, y según declaraciones de la propia doctora, la reducción del panículo graso es de un 25 o 35% con cada sesión.

¿No es sorprendente?