Todo comenzó un buen día de 1884, cuando Sotirio Bulgari decidió -tras tiempo de reflexión y meditación al respecto- abrir una platería en la capital italiana, Roma, que ubicó en la Via Condotti; el corazón romano. Y ese mismo corazón fue el que se encargó de hacer brotar una nueva manera de entender la joyería.

La historia detrás de la gran firma de joyería: Bvlgari.

Hoy en día, a cualquier cuidad (y cuando digo cualquier, me refiero exactamente a eso) del mundo entero donde quieras acercarte, encontrarás -sin lugar a dudas- un showroom de la famosa firma Bvlgari, fácilmente identificada por sus piedras preciosas en escaparates y sus deslumbrases diseños de joyas.

En 2008, de hecho, se celebró un acontecimiento que quedaría marcado en la historia de la marca para todos los años que vendrían. 1.500 metros cuadrados de local, situados en -nada más y nada menos- que la Avenida George V, de la ciudad parisina, se convirtieron en la apertura más codiciada por los amantes de la joyería.

Y, es que, si hay algo en lo Bvlgari ha sido especialmente bueno y cuidadoso ha sido en la precisa (y acertada) manera a la hora de intercalar piedras preciosas; ya sean rubíes, esmeraldas o diamantes: sus combinaciones son como destellos de luz propia, como eso que nunca antes habías visto, y que te deja totalmente hipnotizado. Pero, ¿qué crees? No solamente hablamos de joyas cuando hacemos referencia a esta gran marca italiana.

Los bolsos de mano siempre fueron otro gran acierto de la firma. Las “carteras joya” -como muchos fans las denominan- no necesitan nada más para brillar y sobresalir entre el outfit de cualquier mujer. Y créeme, no hará falta ningún complemento más. Ellas mismas se valen y se sobran para convertirse en las protagonistas de la velada. Entremezclando a la perfección piedras jesper, con malaquitas y boquillas de esmalte, las carteras joya se han convertido en un clásico indispensable de la firma, colocándose como un identificador de elegancia y distinción entre las mujeres más bellas del mundo.

Lo que empezó siendo un negocio familiar hoy en día se ha convertido en -lo que podríamos llamar- un imperio. Un imperio poblado por joyas, relojes, bolsos, perfumes y sinfín de elementos más, todos ellos buscando siempre la belleza y distinción de la mujer (o del hombre).

Y… Hablando de hombres: Hoy, te traigo una noticia para él.

Le Gemme, de Bvlgari: una joya para el olfato masculino.

Screenshot_8

En los inicios de la firma, Bvlgari siempre quiso entremezclar en sus colecciones la influencia de las civilizaciones antiguas con elementos contemporáneos. Y, efectivamente, tratando de rendir homenaje a esa fusión, con la colección Le Gemme y sus seis perfectos perfumes, la marca ha logrado recrear las gemas emblemáticas que siempre acompañaron a los grandes y poderosos conquistadores de la época antigua.

El perfumista de la firma, Jacques Cavallier creó, de la nada, el ónix negro de Oriente Medio, la malaquita de los Urales, el ojo de tigre de la India, el zafiro de Cachemira, el granate del Bósforo y el ámbar del Levante. Seis fragancias exquisitas que pronto se convertirán en seña identidad de la casa. ¿Te las vas a perder?