Seguramente, en cualquier cita de amigos o reunión familiar, has escuchado –y más de una vez– el término Mindfulness. Y, es que, podríamos afirmar que se ha convertido en uno de los términos de los que todo el mundo habla; una nueva moda que acontece a todos y cada uno de los mortales.

Mindfulness: La moda a la que tú, también, te tienes que unir.

spiral-1000782_1920Podríamos definir el Mindfulness como “atención, conciencia plena“; y, aunque no lo creas, es todo un arte. O, acaso… ¿Tú sí puedes estar durante un largo periodo de tiempo atento a una misma cosa? No, ¿cierto? Hoy en día, el uso de la tecnología, los teléfonos móviles, las redes sociales y un sinfín de cosas más hacen que sea prácticamente imposible prestar atención constante a algo, ya sea un vídeo, una película, un documental, una conversación personal… Lo que sea, o, sino, pregunta a todas esas agencias de marketing digital que, prácticamente en el 100% de los casos, recomiendan que los vídeos publicitarios de las campañas de sus clientes duren escasos minutos o… ¡Nadie lo verá! La atención, hoy en día, es algo de lo que carecemos, y más la Generación Millennial y Z.
Pues, por eso, el Mindfulness se ha convertido en una práctica tan potente y codiciada que, además de estar cada día más de moda, se convierte en todo un arte para aquellos que la ejecutan. Además, su práctica reporta numerosos beneficios, al igual que podrían hacerlo otras prácticas como el spinning, pilates o incluso el increíble crossfit.

La historia detrás del Mindfulness

Tal y como hoy en día conocemos el concepto del Mindfulness, en su día fue algo popularizado por el doctor experto en biología molecular, Jon Kabat-Zinn, conocido por difundir la meditación de atención plena como terapia clínica y para la sociedad en general.
Basado en el budismo, el Mindfulness proviene de la meditación de esta religión, pero no recoge los conceptos religiosos básicos de la misma. Prácticamente, consiste en prestar atención, momento a momento, de la experiencia presente que está sufriendo el sujeto, sin hacer prejuicios innecesarios, y, siempre –siempre– con una actitud positiva de aceptación.
Además, existen diversas técnicas para practicar la atención plena y total, una técnica con auténticos beneficios para la salud. A través de diversos hábitos y prácticas constantes y rutinarias, el sujeto podrá construir una interesante filosofía que rodee su vida y le llena de paz y calma, lejos de todo aquello que nos “distrae” de nuestra tranquilidad, y donde podemos encontrar, desde el pitido de un teléfono móvil hasta el grito de un niño en la calle o un claxon en mitad del tráfico.

Beneficios del Mindfulness

Con esta práctica, lograrás una paz y calma interna, que, créeme, agradecerás con el paso del tiempo. Entre otras, la pérdida más rápida de peso, la disminución del estrés, la mejora de la atención y la eliminación de la ansiedad son solamente algunos de los beneficios que reporta la práctica. A nivel personal, el Mindfulness no tiene precio.
¿A qué esperas para probarlo?